Las enseñanzas de Jung

En esta ocación voy a comentar algunos aportes que hizo al tema de la arteterapia uno de los mayores maestros de la psicología, Carl Jung. Quizás unos de los primeros en teorizar y llevar a la práctica esta disciplina, contribuyó enormemente a desarrollar la idea del arte como instrumento para desentrañar el inconsciente con fines curativos y de autoconocimento. Las obras de sus pacientes, cuya intuición y curiosidad jamás reprimía, resultaban creaciones que tenían que ver tanto con experiencias personales como de su imaginación, lo que lo ayudó también a desarrollar la teoría del inconsciente colectivo (aquellas imágenes que se repiten en las expresiones de nuestro inconsciente). Esto es importante porque tiene que ver con sus dos mayores aportes al estudio y la implementación de la arteterapia: el arquetipo y el mandala.

El arquetipo refiere a aquel imaginario que categoriza diferentes representaciones de nuestra mente como personajes o formas que reúnen características particulares y podemos encontrar de igual manera en toda cultura o grupo social a lo largo de la historia de la humanidad. Es más evidente por ejemplo en el tarot o el tótem, pero también en las religiones o mitologías. La madre, el bufón, el héroe, el sabio, la muerte, etc. Personificar esos personajes, por ejemplo en teatro o en juego de rol, nos hace descubrir diferentes facetas de nosotros mismos o mirar con otros ojos a quienes nos rodean. La aparición de estos arquetipos en dibujos, relatos o sueños, nos hablan de categorías que podemos identificar como mensajes de nuestro interior y así avanzar en el proceso de sanación.

El mandala, por otra parte, es más abstracto en cuanto a formato. De hecho, utiliza formas básicas para su construcción: el círculo, cuadrado, triángulo, línea, punto. También, se trata de representaciones presentes en todas las culturas del mundo, sobre todo primitivas. Sin embargo, esto no impide verlo en todas partes hoy en día, de hecho la forma circular que se expande simétricamente sigue siendo la clásica representación del sol, por ejemplo. Así también, nuestros antepasados primitivos veían en este entramado perfecto la presencia de algo divino, superior, mágico, sagrado. En psicoanálisis, Jung comenzó a estudiar el diseño del mandala en rituales budistas e hindúes y descubrió la profunda conexión que había con el inconsciente, el autoconocimento, el ego y la percepción que tenemos de nosotros mismos. Construir un mandala nos lleva a abrirnos al mundo exterior a través de estas formas reconocibles y, al mismo tiempo, nos proporciona una especie de círculo de protección donde sentirnos seguros. Se utiliza también como método de meditación y relajación ya que nos ayuda a concentrarnos, conectarnos con el momento y relacionarnos con nuestro yo interior. Somos como un mandala: una totalidad en construcción expansiva compuesta por múltiples piezas de colores a modo de engranaje perfecto. Esta práctica nos habla de nosotros mismos, Jung lo descubrió y aplicaba este analísis en los mandalas diseñados por sus pacientes.

Para finalizar, recomiendo “Psicología y simbólica del arquetipo” del maestro Jung para profundizar en estos temas. Y sobre todo incentivo a todes a practicar realizando un mandala, individual o colectivo, no importa si no sabemos dibujar ni pintar, solo se trata de disfrutar el proceso y descubrir qué nos sucede dentro y qué sucede en el papel. Hacerlo solos es muy aliviador y con dos o más en muy divertido (mate o birra de por medio mejor!)

Siempre incentivo a todes a dibujar mandalas, yo lo hago en todo momento, quienes me conocen lo sabrán. Un consejo personal: empezar de dentro hacia afuera, luego volver dentro cuando se desee. También evitar lo más posible cerrarlo del todo, las formas abiertas dejan muchas más posibilidades!

(La foto ilustrativa de arriba corresponde a una de mis obras de la serie “Cosmos de dormitorio” donde desarrollé la idea de mandalas sobre cuerpos femeninos entrelazados, quizás algún día lo comente en profundidad)

Buen viernes y adelante!

Arteterapéuticamente hablando

¿A qué me refiero cuando hablo de arteterapia? La arteterapia para empezar no es una terapia, no es un tratamiento psicologico y está lejos de lo que generalmente conocemos tradicionalmente como psicoterapia, donde hay un psicólogo y un paciente cuya mente es objeto de estudio de la ciencia que llamamos psicología. Si denominamos “terapia” a aquel tratamiento destinado a solucionar problemas psicológicos, entonces la arteterapia no lo es.

La arteterapia es un proceso que puede ser complemento de esta práctica tradicional o no. Se trata de acompañar y ayudar a transitar un proceso importante en la vida de una persona a través de las diversas técnicas artísticas, sirviendo de apoyo para expresar sentimientos y emociones que le son difíciles de traducir al lenguaje hablado.

Así, el arte se convierte en una herramienta poderosa para interpretar la realidad y manifestar ideas, pensamientos o sentimientos. A través del proceso creativo, se promueve el bienestar y el empoderamiento de la persona que participa. Como decía anteriormente, no “soluciona” el tipo de problemas que llevamos al psicólogo o al terapeuta, sino que es una forma de acercarse a la sanación profunda de la mente (o el alma?) a través de nuestro propio fortalecimiento interior, desde la conciencia, la identidad, la autoestima, etc. Es una disciplina bastante reciente, pero cada vez se demuestra más su eficacia como instrumento en procesos de rehabilitación, catarsis o autoconocimiento.

Sobre esto tratará este blog, más adelante me adentraré en el tema específico que me interesa que es la arteterapia para mujeres.

Recomiendo la película El corazón de la locura, que está completa en Netflix y YouTube (https://www.youtube.com/watch?v=MEBQ2hkIWo4), que trata sobre una de las primeras arteterapeutas, la brasileña Nise da Silveira (discípula de Jung!), que luchó contra el maltrato a los pacientes de un manicomio en Rio de Janeiro.

Sin más por el momento, hasta la próxima! Adelante!

Empezamos

Muy bien, empecemos por conocernos. Me presento, soy Carolina, en la foto de arriba hace más de 10 años, pero sirve para romper el hielo. Estoy por licenciarme en Artes Visuales, pero siempre quise aplicarlo a la arteterapia. Desde chica, desde que empecé a utilizar el arte para expresarme, sentía que me iban mejor los trazos que las palabras. No congeniaba muy bien con mi alrededor, de hecho, todavia me cuesta relacionarme (mucho mas hoy que me encuentro en el extranjero) por eso el arte fue un alivio para mí. Pienso, ahora mirando mi proceso en retrospectiva, que el dibujo y la pintura me ayudaron a conformar la mujer que soy hoy, sobre todo me dio seguridad y autoestima. Es algo de lo que llamamos hoy empoderamiento.

Mi deseo es poder llevar ese descubrimiento a más personas, demostrar como el arte puede servir (y es necesario!) para sanar y crecer. Sobre todo me propongo investigar su uso en el colectivo femenino, en especial en el actual contexto de destapar el gran malestar que supuso tantos siglos de patriarcado.

Por eso este blog y las notas que vendrán. Me encuentro en proceso de aprendizaje e investigación y quiero compartirlo. Espero sea provechoso.

Adelante!

Buenas!

Me he atrevido a confeccionar este humilde blog para acercarles a todo ser que le interese mis pensamientos y aportes , sobre todo como un ejercicio más en mi proceso personal hacia la digitalización de mis creaciones, promoviendo mi acercamiento al mundo virtual (terror!) y aprendiendo sobre las herramientas que nos ofrece Internet para hacernos conocer y expandirnos. En este blog espero compartir algo de mis obras, mis lecturas, mis ideas y mis andanzas por este hogar que llamamos Tierra.

Soy argentina, mujer, estudiante de artes visuales y actualmente resido en Galicia, España. Me encuentro investigando sobre arteterapia y los beneficios para las mujeres en el actual contexto de empoderamiento. Espero que este blog sea de ayuda para sintetizar reflexiones sobre lo que voy aprendiendo en este trayecto, que sea también una mano amiga para todes quienes se acerquen al mundo de la arteterapia feminista y a seguir desalambrando prejuicios!

Sean bien-venidos y adelante!